Equipo de expertos

Para tener garantías de seguir siendo competitivos, derribamos barreras más allá de nuestras líneas de producto actuales.

Arjen Jebbink Vicepresidente de Tecnología

Arjen aporta a GGB no sólo su extensa experiencia en tribología, sino sus amplios conocimientos y experiencia. Después de trabajar en la industria de los cojinetes en importantes fabricantes de coches y camiones de todo el mundo, Arjen entró en GGB en 2007 y ahora es vicepresidente de tecnología.

Arjen Jebbink is GGB's vice president of technology
Back
  • Periodista
  • A. JEBBINK
  • ¿Cómo funciona el departamento de tecnología para desarrollar nuevas ideas?

  • Tenemos dos líneas de inspiración distintas para la generación de ideas en el área de nuevos productos, procesos o servicios. La primera va dirigida a detectar las oportunidades del mercado y las necesidades de los clientes, o lo que nosotros denominamos "demanda del mercado" en la que las actividades arrancan en estrecha colaboración con nuestros equipos comerciales o de gestión de productos. La segunda es "la demanda tecnológica" en la que nuestros científicos buscan nuevos materiales, formulaciones y métodos de procesamiento para mejorar el rendimiento y generar nuevos conceptos de producto con funcionalidad adicional. Para tener garantías de seguir siendo competitivos, derribamos barreras más allá de nuestras líneas de producto actuales.

  • ¿Ustedes proponen ideas innovadoras o crean la tecnología para darles soporte?

  • Hacemos ambas cosas: en nuestra última iniciativa de innovación queremos crear las condiciones necesarias para generar y alimentar ideas distintivas o rompedoras para nuestras actividades de impulso tecnológico. Nuestro siguiente reto es expandir el programa de ideas al resto de la organización y proponer ideas con nuestros equipos comerciales y potencialmente con el cliente. Crear ideas con algo tan simple como un cojinete, eso es un reto.

  • ¿Qué es lo que más satisfacción le produce? ¿Los retos continuos?

  • Es fascinante ver cómo te puede quitar el sueño un producto tan simple. Tenemos miles de clientes, decenas de miles de aplicaciones y mi equipo está integrado por 30 personas. Es un reto comprender toda la complejidad de las aplicaciones que servimos, y planear las necesidades, desarrollos y tendencias que no son obvias. Como la innovación se anticipa a las necesidades del cliente, no podemos pedirle a éste que nos explique unas necesidades que aún no tiene.

  • ¿De dónde viene su pasión por la innovación?

  • Hay dos cosas que me inspiran. La primera es superar constantemente los límites del sistema (de cojinetes). Los diseños cada vez son más pequeños, ligeros y consumen menos energía; esto se podría denominar desarrollo progresivo. En segundo lugar, creo que cada 5 o 10 años debería inventarse un nuevo modo de procesar los productos existentes. Podemos beneficiarnos de nuevas combinaciones de materiales, el diseño o el procesamiento. Este es nuestro reto y lo que me gusta de este trabajo: dar soporte al esfuerzo comercial con la ciencia de la tribología. Aún queda mucho por investigar, muchas dudas, y eso es lo que despierta mi curiosidad.

  • ¿Qué libertad le ha aportado GGB para seguir innovando?

  • Es una empresa dinámica, con fácil acceso y muy flexible. Hay mucho talento en la empresa y estamos respaldados por el grupo EnPro. No tengo la sensación de que se nos impongan barreras, normas ni direcciones concretas. Queremos seguir siendo líderes en todos los mercados en los que competimos. Ese es objetivo y aunque hay algunas restricciones, sólo necesitamos éxito para conseguirlo. Tenemos un planteamiento de futuro y estamos más abiertos al cambio, especialmente con la visión de transformación de EnPro de la línea de base dual. Ocupando un puesto de dirección puede ser un reto conseguir el equilibrio entre la responsabilidad, la libertad, el desarrollo personal y los resultados de la empresa. Esta es una época de desafíos. Mi jefe siempre me ha dado mucha libertad y yo siento que estoy transmitiéndosela a mi propio equipo dándoles cada vez más responsabilidad. No sólo he aprendido a ser más autónomo sino que también a delegar más eficazmente. Hay un principio que dice "la responsabilidad no se delega". ¡Pues es verdad!